Cuanto más mullidita y cómoda, mucho mejor…

El español es “‘siestero”‘ por naturaleza. Y eso es así.

¡Qué nos gusta echarnos una cabezadita después de comer, o quedarte un ratito más en la cama, cuando ya ha sonado el despertador cuatro veces!…

Ahora bien, hay varios factores muy importantes para que el sueñecito sea perfecto: buena temperatura, cero ruidos, y una almohada cómoda.

Esa es precisamente la clave que hoy os desciframos.

Hemos vuelto a indagar por la red, y nos hemos topado con unos originales diseños de almohadas que harán las delicias de más de uno…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *