Vuelva usted mañana

Esta es una respuesta muy habitual lamentablemente en España.

No creo que haya muchos que se puedan permitir el lujo de escucharla ni siquiera una vez y por supuesto menos aún en los tiempos que corren. Como emprendedor la he escuchado demasiadas veces y creo que ha llegado el momento de ponerle punto y final.

Si aceptamos esta respuesta de nuestro interlocutor, estamos aceptando su mediocridad en su trabajo, la falta de respeto hacia el nuestro y nosotros mismos vamos degradando nuestra profesionalidad.

Un emprendedor debe ser un motor en funcionamiento y no puede estar parado por personas ajenas a nuestro proyecto dejando partes de este motor en stand by durante días, semanas e incluso hasta meses.

Seguro que podríamos crear un listado de empresas en las que sus trabajadores prácticamente se comportan como funcionarios con poca iniciativa, baja comprensión y compresión y con las ganas justas de hacerles ganar dinero a la empresa que le paga la nómina todos los meses.

Si al igual que yo te has topado con empresas de este estilo, te animo a que intentes puentear o sortear estos obstáculos humanos y no esperes ni un solo día mas. El tiempo que se va, no va a volver y tu proyecto se puede ir al traste si no consigues que avance a la velocidad que necesita.